Desarrollo de competencias

La acelerada evolución de la tecnología de la información y las comunicaciones observadas especialmente en las dos últimas décadas, ha facilitado enormemente el acceso en tiempo real desde cualquier parte del mundo a cualquier tipo de bien o servicio producido igualmente en cualquier parte del mundo, propiciando en consecuencia una expansión sin fronteras de su oferta y demanda, y con ello un nuevo escenario de competitividad e iniciativa empresarial por la captura del nuevo mercado global.

La formación y actualización del capital humano como receptor y generador de conocimiento y como gestor y usuario de tecnología aplicada a procesos productivos en este escenario globalizado, cobra hoy día la máxima importancia como factor de productividad, innovación, competitividad y desarrollo empresarial, económico y social de un país o Región.

Una respuesta efectiva a las nuevas exigencias del perfil laboral determinado en este escenario caracterizado por la rápida obsolescencia de conocimientos y tecnologías –como resultado de la rapidez en la generación y transmisión de nuevos conocimientos y nuevas tecnologías–, impone el desarrollo de competencias clave mediante metodologías de enseñanza-aprendizaje que integren simultáneamente con la adquisición o desarrollo de nuevos conocimientos, habilidades y actitudes, la aplicación de los mismos en experiencias reales de las competencias a desarrollar.

La formación y la actualización técnica y profesional, bien sea como estrategia corporativa para acceder a la nueva demanda de bienes y servicios, o como iniciativa personal para adecuar el perfil laboral al actual escenario de competitividad, exige de los procesos formativos estar diseñados en función de los cambiantes requerimientos tecnológicos, saberes y habilidades y una mayor celeridad, eficiencia, eficacia y continuidad con base en las metodologías de la enseñanza-aprendizaje que posibiliten el logro del nivel de desempeño esperado.

En este contexto, el objetivo de la formación técnica o profesional de la fuerza laboral actual debe apuntar entonces indefectiblemente, al desarrollo de competencias claves que garanticen la empleabilidad del recurso humano y los niveles de desempeño y productividad esperados por las empresas.