Calidad de vida: Condición y efecto del desarrollo economico y social

Resumen

Un elevado porcentaje de la población de la mayoría de países del mundo presenta bajos niveles de calidad de vida, producto del precario ingreso per cápita resultante del efecto agregado en la interrelación de variables económicas y socioculturales. Este trabajo ofrece una aproximación teórica a las variables y componentes que inciden en el nivel de ingresos y los efectos de su interrelación, con base en un análisis descriptivo intuitivo de los hechos y factores que configuraron el actual entorno económico de la población de los países pobres. Establece conclusiones que plantean perspectivas de investigaciones para la determinación del impacto de variables, componentes e interrelaciones que inciden en la calidad de vida, que sustente políticas eficaces de desarrollo económico y social sostenible.

Abstract

 A high percentage of population of most countries of the world has low levels of quality life, product of precarious per capita income, resulting from aggregated effects of interrelationships of economic and sociocultural variables. This work offers a theoretical approach to the variables and components that impinge on the income level and effect of their interrelationships, based into an intuitive descriptive analysis of facts and factors that set up the current economic environment of poor countries’ population. It establishes conclusions that pose research perspectives for determining the impact of variables, components and interrelationships that affect the quality life to support efficient policies for sustainable economic and social development.

Introducción

La evolución socioeconómica de la humanidad tiene como resultado una disminución dramática del nivel de calidad de vida de más de la mitad de la población mundial en detrimento de su capacidad para generar riqueza, sumiendo a la mayoría de países del mundo en estados de subdesarrollo económico y social que sitúan a una importante porción de su población en estados de pobreza e incluso indigencia.

Ya desde de Adam Smith1 hace más de 200 años(citado por Jaffe 2008), economistas y pensadores de diferentes disciplinas vienen cuestionándose acerca de las causas por las que la mayor parte de la población mundial es pobre y el por qué hay naciones ricas y naciones pobres.

La naturaleza del problema es significativamente compleja debido, en primer lugar, a la concurrencia de causas provenientes de componentes de diferente naturaleza, interrelacionados en la dinámica social del ser humano. En segundo lugar, del amplio rango de heterogeneidad y variabilidad inherentes a la relación causa-efecto dadas al interior de los diversos componentes como resultado de las motivaciones propias del ser humano, que determinan su actitud y reacción frente a las diferentes situaciones y experiencias.

La imposibilidad de la mente humana para analizar simultáneamente las tantas relaciones de causa-efecto dadas en la interrelación de esos múltiples componentes (Jaffe 2008), han llevado a plantear muchas posibles explicaciones basadas en un subconjunto de esas interrelaciones, susceptibles todas, de ser validadas con base en una muestra estadística tomada del total que conforman la realidad (Jaffe 2008), pero cuyos resultados no la interpretan apropiadamente.

En efecto, los estudios realizados con el fin de determinar las causas y factores causales2 subyacentes en la pobreza y la concentración inequitativa de la riqueza, han resultado insuficientes en tanto que se han realizado desde la perspectiva cultural de los países ricos (Jaffe 2008) en el caso de la Economía, o desde la perspectiva propia de la disciplina que los ha realizado, han llevado a conclusiones fragmentarias de la realidad o a simples teorizaciones de difícil confirmación experimental.

Evidentemente, una solución categórica a este problema, no es dable desde la mirada única e independiente de cualquiera de las ciencias sociales. Se requiere, además de los aportes de la economía3, los de la antropología social o cultural4, la sociología5 y la psicología6 en un esfuerzo colaborativo que integre todas las posibles relaciones de causalidad dados entre los componentes de sus respectivos ámbitos de estudio y el efecto agregado que se dé en la interrelación con los componentes objeto de las demás disciplinas.

El análisis simultáneo de las relaciones causales producidas en las diferentes áreas de la dinámica social y niveles del efecto agregado, arrojaría resultados más consistentes con la realidad y relevantes para el mejoramiento de la calidad de vida y consiguiente erradicación de la pobreza y para encontrar mecanismos para una progresiva distribución equitativa sostenible de la riqueza.

El objetivo del presente artículo es proporcionar una aproximación teórica a los múltiples componentes que determinan de alguna manera la dinámica del desarrollo social y económico de un país o Región, a partir de los cuales se puedan acometer investigaciones que lleven a identificar de manera apropiada la naturaleza y comportamiento de las variables involucradas, sus relaciones de causalidad, interrelaciones y efectos en los diferentes niveles de agregación o confluencia.

El conocimiento integral del comportamiento de las variables y las múltiples relaciones e interrelaciones que inciden en la dinámica del desarrollo social y económico de un país, permitirá a los gobiernos establecer políticas de desarrollo efectivas y aplicar recursos focalizados a objetivos específicos, no todavía con efecto regadera, a fin de lograr un impacto positivo en la calidad de vida de toda la población.

 Método

Los conclusiones planteadas como resultado del presente trabajo se obtuvieron a partir del análisis de los hechos y factores que han incidido en el desarrollo económico general de la sociedad desde el inicio de la civilización en el periodo neolítico1, con base en una descripción simple e intuitiva al margen de la historia y sin embargo susceptibles de confirmación estadística o experimental, remarcando la relación entre las variables y componentes económicos y socioculturales que han incidido a lo largo de la historia en la calidad de vida de la población en el contexto mundial.

 Distribución actual de la riqueza mundial

El creciente bajo nivel de calidad de vida en que vive más de la mitad de la población de la mayoría de países del mundo, derivada de la distribución inequitativa del ingreso y de una cada vez mayor concentración de la riqueza, constituyen el problema fundamental en el desarrollo social y económico de un país o Región.

En efecto, un enorme porcentaje de la riqueza mundial está concentrada en un mínimo de su población. Un estudio realizado por Shorrocks A, Davies J y Lluberas R,(2013)sobre la distribución de la riqueza en el mundo, auspiciado por el Credit Suisse Research Institute y publicado bajo el título de "Global Wealth Databook 2013", estableció que el 8.4% de la población posee el 83.3% de la riqueza generada en todo el mundo, el 22.9% posee el 13.7%, mientras que el 68.7% de la población mundial se reparte solamente el 3% de esa riqueza (véase Fig.2)

Estos porcentajes se asemejan a los presentados en los informes de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (citado por Kliksberg, 2010):

El 20% más rico de la población mundial tiene más del 80% del producto bruto, el comercio, las exportaciones, las inversiones, y más del 90% del crédito   El 20% más pobre, menos del 1%. La desigualdad en la distribución de los ingresos pasó de 30 a 1 en 1960 a 74 a 1 en 1997, y ha seguido aumentando. La del capital acumulado que midió la Universidad de la ONU en 2006 es aún mayor. El 10% más rico tiene el 85% del capital mundial, el 50% inferior sólo el 1%.

Génesis del desarrollo económico

El hombre desde su origen ha tenido la necesidad alimentarse para subsistir y de protegerse contra todo lo que en el entorno pueda amenazar su supervivencia. Debió salir a cazar o a cosechar para poder alimentarse. Las actividades que realizaban para obtener de la tierra los recursos necesarios para su subsistencia, es lo conocemos como trabajo y es la explicación del por qué y para qué trabajamos.

El trabajo puede definirse entonces, como la realización de actividades que implican un esfuerzo físico o mental aplicado a la obtención de un bien o servicio destinado a la satisfacción de una necesidad o deseo, y constituye en economía el segundo factor de producción[1]; el primero son los recursos naturales.

Los clanes2 debían realizar diversas actividades como cazar, cultivar, preparar alimentos, tejer, proteger su aldea de las hordas de nómadas, etc., para garantizar su subsistencia y no era posible desarrollar esta serie de actividadesde manera simultánea por todos ellos. Esta limitación de la capacidad humana individual de trabajo, los obligó a distribuir por grupos las diferentes actividades de subsistencia que debían llevar a cabo, de modo que cada grupo trabajaba en una actividad específica para todo el clan. Aparece entonces la división del trabajo[2]

A partir de la división probablemente rotativa del trabajo, pudieron observar que las diferentes personas o grupos obtenían mejores resultados en unas tareas que en otras, bien porque sus habilidades encajaban mejor en ellas o bien porque les resultaba más agradable hacerlas. Surgió entonces la especialización del trabajo[3] logrando con ello una mayor productividad.

Este eficiente sistema de trabajo planteó al Clan dos nuevos problemas. De una parte, al dedicarse exclusivamente a determinada actividad, por ejemplo a la agricultura, generaba productos en exceso de lo que necesitaba y podía consumir. Por otra parte, no podían producir todos los bienes que requerían para su bienestar. En este nuevo escenario surgió el intercambio, que les permitió obtener a cambio de sus excedentes, aquellos productos que no producían.

El intercambio sin embargo no solucionó por completo el problema de autoabastecimiento del clan ni de la aldea misma, debido a que la posibilidad de intercambio estaba supeditada a las necesidades reales en ese momento de cada clan. Así por ejemplo, si un clan producía vestuario y necesitaba carne y leche pero el clan que producía carne y leche no necesitaba vestuario sino herramientas, no era posible hacer el intercambio; no de forma directa. Este productor de vestuario tenía que buscar un clan que necesitará vestuario y que produjera herramientas para luego intercambiar las herramientas con el productor de carne y leche. Y si no lo encontraba en su aldea se veía obligado a recurrir a otras tribus. Esta dificultad permite intuir el establecimiento de centros de acopio o lugares de intercambios a los que llegaban diferentes grupos ofreciendo un mismo bien, originándose lo que en economía se denomina mercado, en los que confluyen la oferta, dada por la cantidad de bienes disponibles para el intercambio, y la demanda, dada por la cantidad de bienes que los demás productores estaban dispuestos a obtener a cambio de sus productos, dando lugar a la ley de la oferta[4] y la demanda[5] que determina el precio de mercado de un bien o servicio.

El trueque dio entonces inicio al comercio no solo entre clanes de una misma tribu sino entre tribus. Este debió ser muy insipiente en un comienzo debido la gran dificultad que entrañaba el tasar los productos intercambiados; es decir la dificultad de determinar la cantidad de bienes que un clan debía entregar a cambio de los que no tenía. Esta dificultad dio lugar a la adopción de algunos bienes como patrón o medida de cambio, como ganado, aceite de oliva, cerveza, vino, tabaco, etc.(Samuelson y Nordhaus, 1986, referenciado en historia del dinero, http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/), pero todos ellos entrañaban dificultades en cuanto a traslado, manejo, duración y divisibilidad por lo cual no fueron de aceptación generalizada entre las diferentes tribus. La existencia de estos varios patrones de cambio se extendió sin embargo hasta la aparición de la moneda[6]generalmente acuñada en aleaciones de plata y oro, ampliamente utilizados como medio de cambio debido a que su valor fue universalmente aceptado, a la facilidad de llevarlo a lugares lejanos y al escaso riesgo de pérdida por deterioro natural.

Con la introducción de la moneda como patrón de cambio aparecen tres nuevos conceptos: uno, el de dinero[7], que permite reemplazar el intercambio directo de bienes por la venta —entrega de bienes a cambio de dinero— y la compra —obtención de bienes a cambio de dinero— Aquí encontramos entonces que el dinero ostenta un poder adquisitivo –segundo nuevo concepto– dado por la cantidad de un bien o servicio que podemos adquirir con una cierta cantidad de dinero. El poder adquisitivo del dinero varía en función del precio —tercer nuevo concepto– que representa la cantidad de dinero que se está dispuesto a entregar o recibir a cambio de un bien o servicio. En efecto podemos afirmar entonces, que el dinero determina la posibilidad que tenemos de conseguir un bien o acceder a un servicio para satisfacer una necesidad.

Los excedentes de bienes producidos, ahora cuantificados en términos de dinero, están dados por la cantidad de dinero que se obtiene de la venta de esos bienes menos la que se paga para producirlos. La acumulación de esos excedentes de dinero forma el capital. Este constituye el tercer factor de producción que junto con el trabajo –que incluye la tecnología– y los recursos naturales que ofrece la tierra son los componentes básicos de la riqueza de una nación.

El auge que tuvo el comercio por la aceptación universal del dinero como patrón de cambio, generó la necesidad de producir volúmenes cada vez mayores de bienes para satisfacer su demanda en los diferentes mercados. Esto llevó a tomar el dinero proveniente de los excedentes de producción —capital— para conseguir mano de obra —trabajo— y herramientas y máquinas —tecnología— para transformar los recursos naturales en bienes y servicios a gran escala. Esta integración de los factores de producciónen una unidad productora a gran escaladio origen a la Empresa.

Factores determinantes del desarrollo económico y social

En este punto de la evolución económica convergieron varios factores que determinaron las condiciones del desarrollo social y económico que hoy ostentan las naciones.

  1. Concentración de la riqueza. La posibilidad que ofrece la empresa para maximizar la utilidad con base en la división del trabajo, permite lograr una productividad exponencial en todas las actividades requeridas para la compra de materia prima, la producción o transformación de bienes, el control de la producción, la distribución y ventas, etc. Esta condición hace que la empresa sea factor multiplicador de la capacidad de generación y concentración de riqueza. La utilidad generada pertenece al propietario o solo se distribuyen entre los pocos socios, incrementando su capital y capacidad para acometer nuevas empresas con el mismo efecto multiplicador. La fuerza de trabajo solo percibe el salario establecido.
  2. Oferta y demanda laboral. La empresa proveyó una nueva fuente de empleo cuya remuneración quedó condicionada a la ley de oferta y demanda (véase pág. 6), propias del mercado de libre competencia. Los hechos de que haya:i) muchos trabajadores necesitando conseguir un empleo para subsistir, ii) pocas empresas dispuestas a contratar mano de obra y iii) que el objetivo del empresario sea obtener mayor utilidad pagando menos por el factor trabajo, hace que la remuneración laboral baje hasta el punto en el que ningún trabajador esté dispuesto a trabajar por ese salario, o que este tienda hacia el mínimo decretado por el gobierno. Esta condición hace que toda la población sujeta a derivar sus ingresos de un empleo, en un mercado en situación de sobreoferta laboral, vea significativamente disminuida su posibilidad de generar excedentes para formar capital, o incluso se vea abocado a desmejorar su nivel de calidad de vida.
  3. Necesidad de formación profesional. La complejidad del manejo de la empresa derivada de su crecimiento y de la optimización de la productividad de sus recursos, hace que se requiera fuerza de trabajo calificada para desarrollar labores especializadas. Surge entonces la necesidad de contar con Administradores de empresas, contadores, ingenieros industriales, psicólogos especializados en desarrollo organizacional y trabajadores sociales responsables del clima laboral, etc. Esto lleva a la necesidad de centros de formación en estas especialidades. No obstante que el nivel educativo logrado debido a la formación profesional, da lugar a una mayor capacidad de generación de riqueza en razón de una mejor remuneración, las posibilidades de ingresos de la fuerza laboral calificada queda igualmente condicionada a la ley de oferta y demanda en el mercado laboral.
  4. Éxodo de población hacia polos de Desarrollo. La creación de empresas y centros de formación en lugares estratégicos de la geografía, propició el surgimiento de polos de desarrollo provocando un gran éxodo de población hacia estos lugares en busca de oportunidades de empleo y educación y en general mejores condiciones de progreso. Este éxodo derivó en crecientes problemas sociales como desempleo, población marginal, bajos niveles educativos y precarias condiciones de vida que afectaron paulatinamente la posibilidad individual de generar riqueza. Se desencadenaron en consecuencia, estados de pobreza que se multiplicaron con el crecimiento demográfico y se acentuaron por efecto de la herencia –pobreza heredada–.

 Núcleo del problema

Más allá de la aplicación de los diversos modelos de desarrollo económico y social a lo largo de la evolución socioeconómica de la humanidad, la desigualdad en el ingreso per cápita y las relaciones de poder, generadas por la acumulación de riqueza derivada de la concentración del control de los factores de producción, han transformado las causas originales de pobreza inherentes al desarrollo de la capacidad individual de trabajo, en factores de pobreza colectiva que ya no está en manos del individuo por sí solo superar con base en su participación activa en el proceso productivo, sino también, de manera importante en manos del Estado, mediante políticas de desarrollo económico y social que propicien condiciones de pleno empleo y remuneración equitativa.

En este escenario, la resolución del problema que plantea el bajo nivel de calidad de vida al desarrollo social y económico de un país pobre, debe acometerse simultáneamente desde el individuo como agente y sujeto de cambio y desde los factores estructurales del entorno económico y sociocultural, en tanto que estos condicionan por completo las posibilidades de desarrollo del país.

 El individuo como sujeto y agente de cambio

El nivel de desarrollo económico y social está en relación directa con el valor agregado de la capacidad individual de sus habitantes para generar riqueza y ésta a su vez, está en relación directa con su nivel de calidad de vida, determinado por el grado de satisfacción de las necesidades y expectativas de bienestar general de toda su población. En este orden de cosas, todo objetivo de mejoramiento del nivel de desarrollo económico y social de un país, debe apuntar al mejoramiento de la calidad de vida del individuo.

Abraham Maslow[8] (2012) estableció cinco niveles de necesidades humanas (fig. 2), subordinados cada uno de ellos a la satisfacción del anterior. Estas necesidades pueden agruparse en físicas y psicológicas.

Entre las necesidades físicas básicas en orden de prioridad, están en primer lugar las fisiológicas o de supervivencia que comprenden alimento, vEscala de necesidades humanasestuario, vivienda, entretenimiento y descanso. En un segundo nivel está la necesidad de seguridad que comprenden la protección, salud, educación, trabajo y estabilidad económica. En el tercer nivel se encuentran las necesidades sociales, entre las cuales están el afecto, la aceptación y la necesidad de pertenencia o filiación a grupos que ofrecen al individuo identidad y reafirmación personal.

Entre las necesidades psicológicas se encuentran en el cuarto nivel de la escala, la necesidad de obtener atención y respeto de los demás, reconocimiento, status y prestigio. Finalmente, en el quinto nivel está la necesidad de autorrealización. En este nivel, el individuo busca sentirse útil, ser creativo, ser un solucionador de problemas y lograr independencia del entorno. En general, la satisfacción de las necesidades fisiológicas, necesidad de seguridad y las necesidades sociales proporcionan las condiciones para la satisfacción de las necesidades psicológicas.

Todas estas necesidades se pueden satisfacer plenamente mediante la obtencióny disfrute de bienes y servicios producidos por el individuo y ofertados en los diversos mercados, usualmente pagando un precio. Siendo así, se concluye que la medida en que un individuo puede resolver y asegurar la satisfacción de sus necesidades básicas, está en relación directa con su nivel de ingresos y patrimonio —riqueza acumulada—. En este marco, el hecho de que el 68.7% de la población mundial adulta, posea un patrimonio promedio inferior a US$10.000[9] (Shorrocks A, et al 2013), –véase fig. 1– no es en sí el problema. Dicho de otra manera, la pobreza en sí no es el problema sino una manifestación o efecto del problema.

Tomando en cuenta que el desarrollo económico y social de un país está dado por la capacidad de su infraestructura económica para generar riqueza a partir de la productividad lograda con base en el nivel de desarrollo humano y apropiación de la tecnología, conocimientos, habilidades y destrezas inherentes a los procesos productivos de su población, el gran reto que plantea al gobierno la superación de la pobreza, son por una parte, la implementación de políticas de Estado y estrategias de desarrollo social que procuren a esta población no solo educación básica, salud y vivienda, sino también formación técnica; y por otra parte, la implementación de políticas de desarrollo económico que garanticen infraestructura productiva y oportunidades de trabajo equitativamente remunerado.

No se trata simplemente asignar un significativo porcentaje del PIB para estos rubros. Se requiere focalizar y aplicar la inversión a objetivos específicos determinados con base en un análisis puntual de los núcleos problemáticos, diagnóstico y planificación específica, que aseguren el impacto social requerido. Así por ejemplo si hablamos de educación, las estrategias deben dirigirse no a proveer conocimientos sobre historia de la cultura o la geografía universal, para citar solo dos casos, por cuanto no tienen una aplicación práctica en la etapa básica de la formación del individuo, sino a proveer conocimientos de aplicación práctica en su entorno socioeconómico; así, si el aprendiz vive en el campo y la economía de su hogar deriva de la agricultura, para él resultará mucho más interesante conocer sobre adecuación y cuidado de la tierra para el cultivo, sobre clases de abono, técnicas de cosecha, tecnología aplicada a la agricultura, manipulación y comercialización de productos agrícolas, etc., que saber de la expansión del imperio romano, o de la cultura egipcia.

Un segundo componente del enfoque educativo debe ocuparse del desarraigo de comportamientos socioculturales limitantes como la autocompasión, la apatía, la pereza mental, la falta de solidaridad, la irresponsabilidad social, etc. y promover la cultura de la planeación, la organización, el emprendimiento, la gestión inteligente de las finanzas personales, el mejoramiento continuo, etc.

Un tercer componente educativo debe enfocarse en la corrección de factores intrafamiliares de alienación de la conducta, generalmente inconscientes, que derivan en agresividad, irresponsabilidad, baja autoestima y en general en mecanismos psicológicos de defensa que se asumen como respuesta a sentimientos de impotencia ante un entorno percibido como discriminatorio y represivo. Todos estos temas, asiduamente objeto de estudios y programas sociales para superarlo, no han sido abordados global e integralmente de modo que se ataque sus núcleos más que a sus manifestaciones.

El entorno económico como base para el mejoramiento de la calidad de vida

Paralelamente a los factores socioculturales, el mejoramiento del nivel de calidad de vida debe abordar la intervención en los factores estructurales del entorno económico.

La forma como ha evolucionado la economía mundial desde el inicio de la civilización, ha determinado un entorno económico caracterizado, especialmente en los países pobres, por factores estructurales que inhiben el desarrollo económico y social. Entre otros, tienen especial incidencia los siguientes:

  1. Concentración de los centros de formación técnica y profesional en las principales ciudades provocando a su vez concentración de fuerza laboral que migra a estas ciudades en busca de oportunidades de formación.
  2. Sobreoferta de mano de obra no calificada debido al bajo nivel de formación técnica y profesional de la población económicamente activa y a su vez,  capacidad limitada del sistema económico para absorber mano de obra calificada disponible, concentrada en las principales ciudades, producto del fenómeno migratorio.
  3. Ínfima cobertura geográfica y deficiente infraestructura física y tecnológica que limita significativamente la generación y distribución equitativa de ingresos y riqueza en todo el país.
  4. Bajo nivel de ingresos que limita la obtención de bienes y servicios para la satisfacción de las necesidades básicas en detrimento de la calidad de vida.
  5. Incentivos fiscales a la inversión privada en la creación de nuevas empresas a fin de incrementar las fuentes de trabajo. Esto mejora en alguna medida la situación económica de un pequeño porcentaje de la población desempleada pero agudiza el problema de concentración de la riqueza, perpetuando la pobreza.

Los esfuerzos requeridos para dotar al país de infraestructura en materia de vías y medios de comunicación y apalancamiento tecnológico y para corregir las condiciones estructurales del entorno económico en favor de la democratización de los factores de producción, especialmente de capital y recursos naturales, corresponden al gobierno.

En el caso del capital por ejemplo, es necesario encontrar la manera de sustituir el capital proveniente de los grandes capitalistas por capital proveniente de aportes de los trabajadores de cada unidad económica y de créditos de fomento auspiciados por el Estado. Esta estrategia permitiría la distribución de las utilidades entre la propia fuerza laboral, distribuyendo equitativamente la riqueza generada por cada unidad económica –empresa–.

En cuanto a la concentración de los centros de formación y capacitación, estos deben extender su cobertura auspiciada por el Estado, a toda la geografía nacional a través de la tecnología de la información y las comunicaciones, con programas orientados al quehacer laboral del interés de cada agente económico y a su fuente de trabajo.

Conclusiones

El análisis realizado en este artículo lleva a plantear algunas tesis, enunciadas a continuación, cuya confirmación experimental permitiría soportar políticas de Estado para el desarrollo económico y social sostenible que hagan posible la erradicación de la pobreza a partir del mejoramiento de la calidad de vida de la población en general.

  • El nivel de desarrollo económico y social de un país está en relación directa con el valor agregado de la productividad individual de sus habitantes en la generación de riqueza; a su vez la productividad individual de sus habitantes está en relación directa con su nivel de calidad de vida.
  • El nivel de calidad de vida de la población de un país esta en relación directa con el grado de satisfacción de sus necesidades básicas; a su vez, la satisfacción de las necesidades básicas están en relación directa con el nivel de ingreso per cápita real y este, con el nivel de desarrollo económico del país.
  • Las condiciones estructurales del entorno económico y social de los países pobres requiere de la intervención decidida y puntual del gobierno sobre los núcleos tanto económicos como socioculturales, generadores de pobreza, mediante políticas de Estado que propicien el mejoramiento sostenible de la calidad de vida de sus habitantes.
  • La democratización de la empresa,  por excelencia factor multiplicador de ingresos y concentración de riqueza, constituye un medio eficaz para su distribución equitativa.
  • La sostenibilidad del nivel de calidad de vida y de desarrollo de un país, está en relación directa con la capacidad de gestión financiera de sus agentes y unidades económicas.

 

Bibliografía 

Jaffe K.  2008 La riqueza de las Naciones: Una visión interdisciplinaria (versión electrónica actualizada del libro), Caracas. Editorial Equinoccio - Universidad Simón Bolívar

Shorrocks A, Davies J, Lluberas R, 2013. Global Wealth Databook, Credit Suisse Research Institute, Switzerland, editorial Deadline

 Webgrafía 

Diccionario de economía y finanzas, consultado 2014, eumed,net - enciclopedia virtual

Wikipedia, consultado 2014, Wikimedia Foundation

Biblioteca virtual, 2014, Historia del dinero, Biblioteca Luis Angel Arango

Kliksbenrg B, 2010, La pobreza y sus explicaciones..., Sociología: teoría y práctica...,

Notas

1factores de producción“son los diferentes recursos escasos que contribuyen a la creación de un producto. Algunos bienes libres que contribuyen también a la producción, como el aire o la fuerza de gravedad, no son considerados factores de la misma puesto que no entran en transacciones económicas y su precio es nulo”.(Diccionario de economía y finanzas, 2014, recuperado de http://www.eumed.net/cursecon/dic/F.htm#factores%20de%20producción)

[2]División del trabajo es la especialización y cooperación de las fuerzas laborales en diferentes tareas y roles, con el objetivo de mejorar la eficiencia. Aunque es consustancial a toda actividad humana desde la prehistoria, se intensificó con la revolución neolítica que originó las sociedades agrarias y aceleró de modo extraordinario su contribución al cambio tecnológico y social con el desarrollo del capitalismo y la revolución industrial. (Wikipedia 2014, recuperado de http://es.wikipedia.org/wiki/Division_del_trabajo)

[3]La especializaciónConcentración de la producción en aquellas líneas o productos en los que el individuo o la firma tiene algunas ventajas, ya sean estas naturales o adquiridas. La especialización de la mano de obra está directamente ligada a la división del trabajo, permitiendo obtener mayores niveles de eficiencia; (…) La especialización entre firmas o países permite realizar un intercambio comercial mutuamente beneficioso para las partes que en él intervienen, según el principio de las ventajas comparativas. (Diccionario de economía y finanzas, 2014, recuperado de http://www.eumed.net/cursecon/dic/E.htm#especulación)

[4]Ley por la cual la cantidad ofrecida de un bien aumenta cuando el precio que los consumidores están dispuestos a pagar por un bien o servicio sube.

[5] Ley por la cual la cantidad de bienes o servicios que los consumidores están dispuestos a comprar disminuye cuando el precio sube

[6] “Las primeras monedas acuñadas con carácter oficial fueron acuñadas en Lidia, (hoy Turquía), un pueblo de Asia Menor, aproximadamente entre los años 680 y 560 a. C. Fue probablemente durante el reinado de Ardis de Lidia cuando los lidios empezaron a acuñar moneda, aunque algunos numismáticos han propuesto fechas anteriores o posteriores, como el reinado de Giges de Lidia o el de Creso "El Opulento". Estas acuñaciones llevan como símbolo heráldico un león representando a la Dinastía Mermnada a la cual pertenecían los reyes. La pieza fue acuñada en electro (aleación natural de oro y plata) y con un peso de 4,75 gramos. En Mohenjo-Daro, actualmente en Pakistán, se han encontrado monedas que datan de 2900 a. C. En Mohenjo-Daro, actualmente en Pakistán, se han encontrado monedas que datan de 2900 a. C. El historiador norteamericano Will Durant asegura que "se han hallado monedas más antiguas que las lidias de Creso en Mohenjo-Daro, hacia el año 2900 a. C.". En China, en la región del antiguo reino de Mexamerica, en 1979 y 1980 fueron descubiertas algunas monedas que al parecer habrían sido acuñadas antes del año 5000 a.C.” (wikipedia.org/wiki/Moneda#Primera_moneda, 2014)

[7] Dinero (del latín denarius o denario, moneda romana) es todo medio de intercambio común y generalmente aceptado por una sociedad que es usado para el pago de bienes (mercancías), servicios, y de cualquier tipo de obligaciones (deudas). Actualmente, el tipo de dinero que manejamos en el día a día es dinero fiduciario. (Wikipedia.org/wiki/Dinero , 2014)

[8]Abraham Maslow (1908- 1970 ) “…fue un psicólogo estadounidense conocido como uno de los fundadores y principales exponentes de la psicología humanista, una corriente psicológica que postula la existencia de una tendencia humana básica hacia la salud mental, la que se manifestaría como una serie de procesos de búsqueda de auto-actualización y autorrealización. Su posición se suele clasificar en psicología como una «tercera fuerza», y se ubica teórica y técnicamente entre los paradigmas del conductismo y el psicoanálisis. Sus últimos trabajos lo definen además como pionero de la psicología transpersonal. El desarrollo teórico más conocido de Maslow es la pirámide de las necesidades, modelo que plantea una jerarquía de las necesidades humanas, en la que la satisfacción de las necesidades más básicas o subordinadas da lugar a la generación sucesiva de necesidades más altas o superordinadas” (Wikipedia , 2014)

[9]Para determinar el patrimonio en moneda corriente de su país, multiplique esta cifra por la tasa de cambio del dólar de octubre de 2013

Etiquetado con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*