Ser rico es una aspiración humana natural a su alcance

Calidad de vida

La calidad de vida es la sensación de bienestar físico, social y psicológico percibido por el individuo, esencialmente asociada a su vivencia en el entorno socioeconómico y cultural en el que interacciona.
 
La sensación de bienestar, determinada por el grado de satisfacción de las necesidades y expectativas individuales y colectivas en esas tres dimensiones, está condicionada por la posibilidad económica de acceder a bienes y servicios en la calidad y cantidad percibidos por el individuo como necesarios para satisfacer sus expectativas en salud, seguridad, inclusión social, formación ocupacional y profesional, desarrollo personal y social, oportunidades laborales <<derivadas del nivel de desarrollo económico de su entorno>> y estabilidad financiera, factores todos, que inciden en el bienestar psicológico del individuo.

El nivel de calidad de vida en general está condicionado por factores endógenos, básicamente condiciones familiares, que iniciden en la formación individual de hábitos de vida y por factores exógenos que atañen a condiciones estructurales del entorno económico y sociocultural en el que ha crecido y se ha educado la persona.

Los factores endógenos derivan principalmente en el arraigo de comportamientos  limitantes como el conformismo, la apatía y la pereza mental que dan como resultado la falta de disposición para el cambio y para el crecimiento personal, lo cual a su vez se puede traducir en efecto, en una limitante económica para acceder por sí mismo al disfrute de bienes y servicios necesarios para el mejoramiento de la calidad de vida.

En lo colectivo el condicionamiento esta dado por la calidad, amplitud y completitud de la infraestructura requerida para un desarrollo económico y social equilibrado que deriva de la eficiencia y eficacia de las políticas de Estado que lo promuevan.

Esferas de la Calidad de vida

El bienestar físico de la persona está determinado por la satisfacción de sus necesidades básicas  en dos ámbitos: 1. Necesidades de subsistencia que comprende alimento, vestuario, vivienda y esparcimiento, y 2. Necesidades de seguridad que abarca la acce-sibilidad a servicios de salud, protección, educación, oportunidades laborales y estabilidad económica.
 
En la esfera social, la sensación de bienestar está dada por la satisfacción de la necesidad de amor, aceptación e inclusión o pertenencia, percibidos en su interrelación en grupos de referencia en el ámbito familiar, educativo, laboral y recreativo.
 
El bienestar en la esfera psicológica también se da en dos ámbitos: 1. En la interacción de la persona con el entorno social en el que busca satisfacer su necesidad de respeto, reconocimiento y prestigio, y 2. En un ámbito personal en el que busca sentirse autorrealizado, capaz de resolver problemas con independencia de su entorno.
El nivel de bienestar individual o colectivo en la esfera física puede ser objetivamente medido por cuanto la deficiencia o carencia de sus satisfactores determinantes se puede evidenciar en indicadores como desnutrición, salud precaria, analfabetismo, desempleo, etc.
 
En las esferas social y psicológica no ocurre lo mismo. El nivel de bienestar en estas esferas es difícil de cuantificar debido a que el grado de satisfacción percibido por ejemplo por el amor o afecto que recibe una persona, o la sensación de aceptación o rechazo que esta percibe en un grupo de referencia, obedecen a una ponderación personal;  esto es que por ejemplo, las mismas manifestaciones de afecto o aprecio recibidos por dos personas de un mismo grupo,  proporciona una sensación de satisfacción diferente a cada una  según sean sus expectativas de ser amada o aceptada; o en la dimensión psicológica, la idea de respeto o de reconocimiento no es igual para todos los integrantes de un grupo de referencia. En estas dimensiones estamos por lo tanto frente a una valoración subjetiva del grado de bienestar,  lo cual hace complejo el análisis de la eficacia de satisfactores colectivos en las políticas de desarrollo social.
 

Condicionantes del nivel de Calidad de vida

El nivel de calidad de vida está condicionado en lo individual, por la posibilidad que tiene la persona de acceder al disfruteo de bienes y servicios percibidos como necesarios en cantidad y calidad para la satisfacción de sus necesidades y expectativas de subsistencia, bienestar social y crecimiento personal; y en lo colectivo por el alcance y eficacia de las políticas de desarrollo social del Estado que permitan al individuo superar las .

Otros

Previous
Next
Estadísticas del sitio
  • 3.573 visitas